viernes, 21 de junio de 2013

Banxico se preocupa por el crecimiento

Las minutas sobre la reunión del Banco de México (Banxico) del 7 de junio tienen un tono más balanceado que el que habían mostrado las minutas previas, como lo refleja el Indicador del Estado de Ánimo del Banco Central (CBMI por sus siglas en inglés). Se sigue manteniendo la postura anterior de que Banxico estará en pausa por el resto del año. Desde es el punto de vista, el que la inflación no converja al objetivo de 3% así como la reciente depreciación del tipo de cambio (MXN) previenen un recorte de tasas, mientras que el fuerte bache en la actividad y una junta de gobierno que ahora está más preocupada por el crecimiento que por la inflación, previenen las alzas en tasas.


DESACELERACIÓN EN ACTIVIDAD ECONÓMICA
La junta de gobierno reconoció la debilidad de la economía global, con señales de desaceleración en los mercados emergentes. Todos los miembros señalan una importante desaceleración en México y destacan riesgos a la baja para la actividad económica. La mayoría resaltan condiciones de holgura en la economía, con la brecha de producto posiblemente en territorio negativo para el segundo trimestre del año, y no ven presiones de demanda sobre los precios.

A pesar de esto, algunos consideraron que hay riesgos al alza para la actividad en el mediano plazo debido a la recuperación económica en Estados Unidos, un mayor gasto público en México y las reformas estructurales. Recientemente, se recortó el pronóstico de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en 2013 a 2.5%, ya que la economía está siendo afectada por un choque externo y un choque fiscal, y se prevé que Banxico revise su pronóstico de crecimiento a la baja en su reporte de inflación del 2T, que será publicado el 7 de agosto. Se coincide que la actividad se fortalecerá a partir de la segunda mitad del año. Se ve probable que esta desaceleración temporal prevenga un alza de tasas, pero no lo suficiente como para que se dé un recorte.
PERSPECTIVAS EN CUANTO A LA INFLACIÓN
La mayoría de los miembros notó el incremento en la inflación general , y lo minimizó al ser resultado de distintos choques de oferta, a lo cual no se debe hacer frente con la política monetaria. Prevén que la inflación se relaje a niveles entre 3% y 4% en el 3T y 4T, y esté muy cercana al 3% en 2014. Sin embargo, dos miembros notaron que la inflación está por encima del objetivo; que las expectativas de inflación se mantienen por arriba del 3%; y que la junta debe estar atenta a los efectos de segunda ronda.

Dos miembros consideran el balance de riesgo para la inflación como neutral, uno señala que existen tanto riesgos al alza como a la baja y dos más que el balance se ha deteriorado en el mediano a largo plazo. La mayoría de los miembros consideran la debilidad en la actividad como un riesgo a la baja para la inflación en el corto plazo, mientras que los miembros "halcón" destacaron los servicios de transportación, el clima y las condiciones sanitarias como riesgos al alza.
Se prevé que la inflación se relaje durante el verano, pero con un mínimo de 3.7% en el futuro próximo. Adicionalmente, también se consideran dos riesgos al alza en el corto plazo: 1) la reciente depreciación del peso mexicano (MXN), ya que podría impactar negativamente a los precios de las mercancías relativo a los precios de servicios, y 2) una reciente helada en junio en la región central.
POCA INFORMACIÓN SOBRE EVENTOS RECIENTES
Las minutas son de la reunión del 7 de junio, antes de la declaración de la Reserva Federal (Fed) y los comentarios de Bernanke del 19 de junio. Entonces, no resultan suficientemente informativas en cuanto a la reacción de la Junta a los recientes movimientos en el mercado.

La única información proviene de los comentarios de uno de los miembros de la junta. Señala dos puntos. El primero es que la pendiente de la curva de rendimientos parece dar sostenibilidad a la actual política monetaria. El segundo punto se refiere a la baja probabilidad de que un incremento en las tasas de interés de largo plazo tenga un impacto importante en la demanda agregada , así como que en el margen las condiciones monetarias se hayan relajado ante la depreciación del peso mexicano (lo que coincide con nuestro Índice de Condiciones Monetarias).
RECIBIR TIIE A UN AÑO
Las tasas locales de interés han subido considerablemente, impulsadas por el incremento en las tasas de Estados Unidos. Las tasas de interés a corto plazo, ahora cotizan aumentos en la tasa de política monetaria de 80 puntos base en los siguientes 12 meses; los estrategas recomiendan recibir TIIE a un año – una vez que todo se estabilice – ya que no se prevé que un ajuste al alza tenga lugar. Las tasas de interés a largo plazo continuarán cambiando con alta volatilidad e impulsadas por condiciones externas y técnicas.