domingo, 30 de junio de 2013

Las manifestaciones en Egipto continúan

Miles de manifestantes hostiles al presidente islamista Mohamed Mursi se congregaron este domingo en Egipto para exigir su dimisión, frente a los partidarios del jefe de Estado, también movilizados, lo que hace temer el estallido de nuevos enfrentamientos, un año exacto después de que asumiera la presidencia.
Por su parte, la presidencia egipcia afirmó este domingo que estaba dispuesta a entablar un "diálogo nacional serio" para superar los desacuerdos.

En El Cairo, los manifestantes acudían al grito de "el pueblo quiere la caída del régimen" en la plaza Tahrir, en la que ya cientos de personas habían pasado la noche, preparándose para la celebración de un masivo acto para exigir la dimisión de Mursi.
Numerosos manifestantes tenían tarjetas rojas con la inscripción "Fuera!", refiriéndose a Mursi.
Por su parte, los partidarios del presidente islamista continuaban la sentada comenzada el viernes en el barrio cairota de Nasr City, cerca del de Heliópolis, para defender la "legitimidad" del primer mandatario civil e islamista elegido en el país hace un año.
El Partido de la Libertad y la Justicia, una emanación de los Hermanos Musulmanes, de donde procede Mursi, exhortaron a una "movilización general" para defender al jefe de Estado, primer presidente egipcio libremente elegido.
En este contexto, el portavoz presidencial Ihab Fahmy dijo que "el diálogo es el único modo de llegar a un entendimiento".
"La presidencia está abierta a un diálogo nacional verdadero y serio", agregó, urgiendo a los manifestantes a conservar el "carácter pacífico" de su protesta y estimando que las mismas mostraban la libertad de expresión que hay en Egipto.
El pasado miércoles en un discurso en la televisión, Mursi había afirmado que las divisiones amenazaban con "paralizar" el país e hizo un llamamiento al diálogo. "Todo lo que les pido es sentarnos y hablar (...) ver la parte positiva y construir algo a partir de ahí, resolver los problemas", afirmó.
Para prevenir graves disturbios este domingo, el ejército y la policía se desplegaron en todo el país, reforzando la protección de instalaciones vitales, en especial el Canal de Suez.
Desde el miércoles, se produjeran disturbios en Alejandría y en las provincias del Delta del Nilo entre partidarios y opositores de Mursi, que se saldaron con la muerte de ocho personas, entre ellas un estadounidense.
La campaña del "Tamarrod"