lunes, 16 de junio de 2014

Afirman que México es el rival más peligroso para Brasil


En Brasil no agradó del todo enfrentarse a México en la copa del mundo. Desde que el Tri fue revelado como sinodal de la selección anfitriona la afición carioca y figuras de talla mundial que saborearon la gloria de consagrarse como campeones del mundo apuntaron al equipo de Miguel Herrera como “el rival más peligroso” de la primera ronda dentro del Grupo A del torneo.

José Roberto Gama de Oliveira, viejo conocido del futbol mexicano, mejor conocido como Bebeto, habló en exclusiva con El Economista, confesó que ve en el combinado azteca al adversario más incómodo para su selección en la primera fase, destacó el medio campo tricolor y aseguró que en el país que albergará la copa del mundo se habla mucho de Chicharito Hernández, Memo Ochoa, Giovanni dos Santos y Rafael Márquez.

El futbolista que se coronó con Brasil en el Mundial de Estados Unidos 94 y que tuvo un paso por México en 1999, cuando militó en Toros Neza, recordó con cariño “la pasión” de la afición mexicana, advirtió a su equipo que no deberán pecar de exceso de confianza ante el Tri y compartió cómo se preparaba para una justa como la que arrancó el 12 de junio.

A continuación una larga charla con el astro brasileño, quien si bien acepta que será duro enfrentar a México, tiene fe en que al final su afición festejará el título en su propio Mundial.

—Los juegos entre Brasil y México siempre han sido partidos atractivos y en últimas fechas los mexicanos han complicado un poco a su equipo. ¿Qué pensó y qué sensaciones tuvo al ver que México sería rival de Brasil en la copa del mundo?

Es verdad, México en los últimos años ha jugado un buen futbol contra Brasil, principalmente cuándo ganó los Juegos Olímpicos de 2012 en Londres. Creo que puede ser el rival más peligroso del grupo y que puede traer los mayores problemas a la selección. Los otros equipos del grupo también tienen su fuerza, poseen una cierta tradición en el futbol mundial y también desean ganar a Brasil. Lo cierto es que vamos a tener grandes partidos.

Hay que tener respeto por los otros equipos, pero al mismo tiempo Brasil tiene que ser consciente de su fuerza y del respaldo que va a tener de todos los aficionados brasileños. Pero, al ver que México iba a estar en el grupo de Brasil, de pronto pensé que íbamos a tener un gran partido de futbol y una hermosa fiesta.

Pero tengo que confesar que a pesar del sorteo todavía sigo seguro con las posibilidades de Brasil de ganar el torneo. La verdad es que en un Mundial la selección que desea ser campeón no puede querer elegir a sus oponentes, tiene que pensar sólo en ganar todos los partidos, independientemente de quiénes sean sus oponentes.

—Bebeto tuvo la oportunidad de enfrentar a México y de marcarle goles y sabe qué caracteriza al futbol mexicano, ¿de qué cosas cree que tenga que cuidarse Brasil en el Mundial?

Brasil a pesar de tener, en teoría, una selección más fuerte que la mexicana, no puede creer que el partido se gana antes de que se haya disputado. Hay que tener mucha dedicación, mucho trabajo y mucho esfuerzo para que se logre salir victorioso, porque México no va a ser superado tan fácilmente.

Además, tiene que tener una atención especial con los centrocampistas mexicanos, para evitar que la pelota llegué a los jugadores del frente. Otro punto en el que Brasil tiene que tener cuidado es el juego aéreo mexicano, vía en la que en los últimos años ha hecho muchos goles y causado graves peligros a la defensa brasileña.

—En épocas recientes Brasil y México se han enfrentado en amistosos, Juegos Olímpicos y en la Copa Confederaciones. ¿Qué análisis haría o cómo definiría al equipo mexicano?

México tiene un buen equipo, con jugadores experimentados y una defensa muy sólida. Pero creo que la verdadera fuerza de la selección mexicana se encuentra en el centro del campo y el ataque. Es un medio terreno que marca muy fuerte pero tiene mucha calidad en la salida del balón. Los hombres de creación tienen una gran agilidad y juegan mucho por las bandas de la cancha.

Además, tiene un ataque muy fuerte, con Chicharito y Giovanni Dos Santos. Chicharito es un goleador nato que sabe hacer muchos goles, y Giovanni tiene una calidad muy alta, capaz de abrir espacios en la defensa con sus dribles y crear ocasiones claras de gol. De hecho, México tiene una gran selección, que creo que va funcionar en el Mundial.

—¿Qué jugadores mexicanos son los más conocidos en Brasil y por qué?

Del equipo actual los jugadores más conocidos son Javier Chicharito Hernández, Guillermo Ochoa, Giovanni dos Santos y Rafa Márquez, sobre todo por el éxito que estos jugadores alcanzaron en sus clubes en Europa. Históricamente, los brasileños recuerdan mucho al portero Jorge Campos y a los delanteros Cuauhtémoc Blanco y Hugo Sánchez, por varios enfrentamientos entre nuestros equipos y por la habilidad, técnica y el poder de decidir que estos jugadores poseían.

—Usted fue un ídolo y triunfó en todas las competencias, ¿cómo se preparaba física y mentalmente para un campeonato del mundo?

El gran secreto para ganar es la dedicación, el trabajo duro y la concentración. También no se puede olvidar que no sólo estás jugando para ti, sino para todo el país, que incrementa aún más la responsabilidad. Para mí eso siempre me sirvió para motivarme aún más, porque los brasileños desde pequeños son enseñados de la importancia de representar a su equipo nacional, representar a tu país; entonces, lo que para muchos podría ser un problema para mí fue un verdadero orgullo y honor.

Pero siempre he sido una persona tranquila, siempre he tratado de enfocarme mucho en mi juego y relajarme de la mejor manera posible. Nunca bebía, fumaba o salía en la noche, siempre he sido más casero. Buscaba comer en el momento adecuado, me comprometía mucho entrenando y sobre todo siempre pensé en un partido a la vez.

Siempre he odiado perder, quería dejar mi huella en la historia del futbol y eso sólo viene como resultado de mucho trabajo, esfuerzo, dedicación y sacrificio. Siempre busqué ser un verdadero ejemplo de deportista, padre y profesional.

—Su paso por México y en Toros Neza fue inolvidable. Pero ¿usted qué es lo que más recuerda del futbol y la Liga mexicana? ¿Cuáles cree que sean sus fortalezas y debilidades?

Jugué muy poco tiempo en la Liga mexicana, hubiera querido jugar más. Lo que más recuerdo es a los hinchas y la calidad de los jugadores. Disputar un partido en un estadio allá es una experiencia única, los aficionados son muy apasionados y dedicados a sus equipos. La atmósfera de un partido es algo increíble.

Además, la Liga tiene muchos jugadores de calidad, de mucha técnica, algunos con gran experiencia en Europa, y muchos otros nuevos jugadores emergen todo año. Respecto de la debilidad, creo que al igual del todos los países de la Conmebol, el más grande punto negativo es la organización.

No puedo analizar la Liga en los días actuales, porque ya he dejado de jugar, pero cuando competí ahí la organización y la estructura de ciertas canchas dejaban mucho qué desear.

—Finalmente, luego de haber jugado y vivido en México, ¿qué es lo que más recuerda y por qué?

Lo que más recuerdo de la época en que viví en México es la pasión y el amor del pueblo mexicano, es un pueblo muy cálido y receptivo. Los mexicanos son de los más apasionados por este juego y por eso me encantaba jugar frente a este público, ya que con el apoyo y la dedicación de los aficionados es imposible no conseguir motivarse para disputar un partido.

Otro aspecto que recuerdo es que el mexicano aprecia mucho el futbol brasileño, y con frecuencia termina alentando a nuestra selección como si fuera su propio equipo. Es increíble, el ambiente del pueblo mexicano es espectacular.

Fuente: eleconomista