jueves, 30 de octubre de 2014

El órgano que habla



El órgano es un instrumento musical parecido al piano en el aspecto del teclado, sin embargo, son muy diferentes, pues el piano es totalmente acústico y el órgano es electrónico.

Entre los órganos, destaca una marca muy famosa y muy vieja pues se fundó en 1935. Se trata de los órganos Hammond, los cuales en sus inicios, funcionaron con un generador electromagnético y bulbos.

Pero algo muy peculiar en esta marca, y que su fabricante no tuvo la menor idea que se podía hacer con el instrumento, es que pudiera hablar. 

Se trata de una técnica poco conocida, en la que alternando las barras que forman sonidos se produce cierto sonido parecido a las vocales, esto se popularizó más en los órganos Hammond B3 y C3.

La persona que descubrió esta técnica fue Ernesto Hill Olvera, mexicano y ciego desde muy temprana edad, por accidente logró que el órgano emitiera un sonido parecido a la letra A, y de ahí, con ayuda de otros músicos desarrollaron la popular técnica que hizo famoso a Hill Olvera y al órgano, pues el acto apareció hasta en el cine mexicano.




La técnica se popularizó mucho en las décadas de los 50´s y 60´s, especialmente porque el organista era invidente.

Este asombroso acto llegó hasta Argentina, donde Amado Melín desarrolló la técnica con un toque electrónico, que hacía que se escuchara un poco más claro, pero perdió la originalidad pues involucró un sintetizador electrónico.

El día de hoy son muy pocos los que pueden hacer esta técnica, quizás menos de cinco personas. Pero el más destacado, Igor Stepanenko, mexicano igual que Ernesto, desarrolló la técnica a tal grado que superó a Hill Olvera, pues la letra se escucha más clara y como logró una buena agilidad, interpreta las canciones con ritmo, sin detenerlo en ningún momento, a diferencia de Ernesto, quién al comenzar a hacer hablar al órgano, se tenía que detener el acompañamiento.

Stepanenko logró mejorar la técnica sin perder la originalidad del acto, pues no involucra ningún artefacto electrónico, tiene un repertorio incontable de canciones aplicando esta técnica e incluso logró hacer que algunos modelos de los órganos Yamaha lograran "hablar", cosa que nadie más ha logrado hacer.