miércoles, 27 de mayo de 2015

Joven de 16 años mató a su vecina de 13 por venganza



STRIMH - Un joven de apenas 16 años de edad, ha confesado haber matado a una niña de 13 años, llamada Victoria Anahí, el jueves pasado, como venganza porque la madre de la niña, una maestra de primaria, había dicho que su familia andaba en malos pasos y que además, le había robado un monedero a su mamá. Información otorgada por el Procurador de Justicia del estado, Oscar González Mendívil.

El joven que privó de la vida a la niña es Erick Miguel, quien era su amigo y vecino, cometió el crimen en complicidad de un compañero de preparatoria de 17 años, mismo que le ayudó a limpiar la escena del crimen con cloro como la había visto en una serie de televisión.

“Le dije a un amigo que estudia conmigo en la prepa de nombre Mario que tenía planeado vengarme de Victoria y, aunque en ese momento no había decidido qué hacer, sí pensaba hacerle daño, por lo que le dije a Mario que me acompañara a hacerle daño físico, golpearla o algo”, declaró Erick en la fiscalía.

De igual forma, en el Ministerio Público, dijo que le ofreció a su amigo darle parte del dinero que obtuvieran por la venta de algunas cosas que pudieran robar de la casa, como la televisión o una computadora.

Fue en la tarde del pasado 21 de mayo que Victoria Anahí fue asesinada en su domicilio, en el fraccionamiento Vista de las Cumbres, en el que fue descubierta por su madre en el baño, desnuda, con sangre en la nariz, un golpe en la nuca y dos botellas de cloro a su lado.

Esa tarde llegó Erick con Mario a la casa de la víctima, ya que la acompañarían a comprar unas zapatillas de ballet, como lo habían acordado con la madre de la niña, aunque el joven delincuente declaró que tenía planeado que ese día se vengaría porque en realidad odiaba a la niña.

Debido a la confesión del jovencito, podría pasar 20 años en el centro de internamiento para adolescentes.

“Hace aproximadamente dos años me di cuenta que la mamá hablaba mal de mí y de mi familia pues a las demás gentes les decía que nosotros los tratábamos como bichos raros, que nosotros decíamos que ellos estaban piojosos y también decían que mi familia estaba en malos pasos”, afirmó Erick.

Confesó también que aplicó sus conocimientos de artes marciales para matar a la niña, por lo que la sujetó del cuello con el pretexto de revisarle una bolita y comenzó a forcejear con ella hasta llegar a golpes fatales.

“Al estar detrás de Victoria la tomé con el brazo derecho y la ahorqué: estaba quieta, fue decayendo, hasta caer al suelo los dos; cuando ya no se movía la solté”, confesó.

Después de lo ocurrido, los jóvenes limpiaron la casa con cloro para simular un robo y un ataque sexual, por lo que le quitaron la ropa a la menor y se llevaron una pantalla de plasma, una computadora y un celular.

Luego, Erick se comunició con la madre de Victoria y le dijo que su hija no le abría la puerta. Por la noche, el jovencito se presentó de nuevo en la casa y se acercó a la maestra para consolarla por su pérdida.