martes, 8 de septiembre de 2015

No es delito ingresar con alimentos a un cine



STRIMH - Hace unos días comenzó a circular una noticia acerca de una pareja que fue detenida y encarcelada en Sonora por meter alimentos y bebidas ajenas a una sucursal de  cinépolis, debido a una nueva ley que prohíbe tales actos.

Según la nota que ha causado revuelo en redes sociales, afirma que: "Los jóvenes fueron identificados como Kevin González López y María Deyanira Gutiérrez, quienes fueron detenidos antes de ingresar a la función, cuando revisaron una bolsa donde la joven llevaba dos jugos, una bolsa de frituras, salsa, cacahuates y dos burritos envueltos en aluminio, motivo por el cual fueron puestos a disposición del agente del Ministerio Público".

Asimismo dice que desde el 23 de agosto se anunció una nueva ley para todos los cines del país que prohíbe el ingreso de bebidas y alimentos externos al inmueble, acción que fue impulsada por la Asociación Protectora de Cine y Música de México.

Tal noticia es totalmente falsa, ya que dicha ley no existe, al investigar en el sitio web de la Asociación Protectora de Cine y Música de México, no hay información al respecto y nunca la habrá, pues esta organización se encarga de regular la piratería para proteger los derechos de autor de obras musicales y de cine, por lo que el meter comida en un bolso no les compete.

Por otro lado, las autoridades del cine no pueden detener a ninguna persona que no esté cometiendo un delito, en caso de hacerlo, el delito lo estaría cometiendo el propio cine y sería acreedor a una demanda.

Además, no pueden registrar los bolsos de ninguna persona si ésta no quiere, aunque si pueden reservarse el derecho de admisión en caso de una discusión por esto, no pueden obligar a los clientes a mostrar sus pertenencias ni mucho menos detenerlas por lo mismo.

Basta con ver la imagen de los supuestos detenidos, las "autoridades" no están uniformadas correctamente, no están en las instalaciones del cine y la mala edición del logo de cinépolis en la imagen no es una prueba fehaciente.

Por tal motivo, si Kevin y María existen y ocurrieron los hechos, están en total derecho de interponer una demanda contra la empresa por abuso, maltrato, daños y perjuicios y lo que resulte, teniendo prácticamente el caso ganado en un 90%, con una indemnización que podría constar de mucho dinero.

Por tal motivo, es imposible que la nota sea verdadera, pues no le conviene a la empresa hacerse de este tipo de publicidad y tener que pagar una indemnización.

En nada les afecta pues con los elevados precios de las dulcerias de los cines, no tienen necesidad de llegar a eso.