miércoles, 13 de julio de 2016

Encuentran a niño 3 años sin vida en una bolsa de plástico



STRIMH - El menor de 3 años, Usiel Alejandro Jiménez Hipólito, fue encontrado sin vida dentro de una bolsa de plástico en Tijuana, Baja California. El principal sospechoso es el padrastro, mismo que ha dejado el domicilio que habitaba junto a dos niñas más y la madre de Usiel.


Cuando el pequeño despareció, la madre afirmó que se encontraba con él en el swap meet de la 5 y 10, ella lo tenía en sus brazos y lo bajó para sacar dinero y pagar mercancía. A su lado estaba una mujer robusta, morena y alta, con un tatuaje en la espalda que le hacía juegos al niño.
Momentos después, la madre se dio cuenta de que el niño desapareció y sospechó de la mujer, misma que no ha sido identificada.

La madre perdió de vista a Usiel a las 13:30 horas del sábado 9 de julio. El reporte de la desaparición ante la Unidad Estatal Investigadora de Búsqueda de Personas no Localizadas recibió el reporte formal un día después.
La madre del niño afirma que recibió mala orientación sobre cómo y dónde interponer la denuncia por la desaparición.

Luego de reportar el hecho, se lanzó la Alerta Amber correspondiente en todo el país, con la foto del menor. Por su parte, el Subprocurador de Investigaciones Especiales de Tijuana, Miguel Ángel Guerrero, afirma que la versión manejada por la madre y el padrastro del menor está sometida bajo investigación y que generará dudas sobre la supuesta adicción a las drogas de la madre de Usiel.

A las 22:48 del martes 12 de julio, la Alerta Amber de Usiel se desactivó, luego de hallar su cuerpo dentro de una bolsa de plástico color negro. Un hombre encontró la bolsa y cuando la revisó se percató del cuerpo, por lo que lo reportó a las autoridades.

El hombre que encontró el cadáver dio a los policias municipales la dirección, que era bulevar 2000, a la altura del Fraccionamiento Natura.

La Procuraduría General de Justicia del Estado realiza la necropsia de ley al cuerpo.

Según reportajes de Televisa Tijuana, algunos vecinos indicaron anónimamente que el infante recibía maltratos constantes físicos por parte de ambos padres. También dijeron que el día de la desaparición, en el domicilio Lomas de San Martín, de la privada San Octavio 301, se escucharon gritos y golpes de niños.

En otro reportaje se afirma que la madre del niño, el padrastro y las dos niñas abandonaron el domicilio antes de la muerte del niño.