domingo, 8 de enero de 2017

Carso e ICA ganan la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México



STRIMH - El consorcio integrado por Grupo Carso de Carlos Slim, Prodemex de Olegario Vázquez, La Peninsular de Carlos Hank, ICA de Bernardo Quintana y las españolas Acciona y FCC, logró obtener el contrato para la construcción del edificio terminal del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), siendo el mayor contrato adjudicado hasta el momento para el proyecto.


El puntate total del consorcio fue de 95.66 puntos entre propuesta técnica y económica, y su oferta económica por 84,828 millones de pesos fue la más baja de las presentadas por los dos consorcios participantes.


En el evento del fallo realizado por Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, la empresa obtuvo un puntaje técnico de 45.66 puntos.

Este contrato es el de mayor valor para el nuevo aeropuerto y representa el 48% de la inversión total contemplada para el proyecto.

El otro consorcio que participó en la licitación, fue el conformado por Aldesa, Mota Engil, Calzada Construcciones, Construcciones Urales y Jaguar, y presentaron una oferta por 90,073 millones de pesos, obteniendo un puntaje total de 90.80 puntos.

Según la lectura del fallo, el consorcio ganador obtendrá un 30% de anticipo, mismo que se deberá garantizar por una institución bancaria mediante un crédito, además de presentar una fianza.

El contrato será firmado el próximo 13 de febrero, según autoridades de GACM, a partir de esa fecha, comenzarán con las obras.

Dichas obras tendrán una duración de 1,346 días, es decir, 3.7 años, lo que significa que la terminal estaría terminada en septiembre de 2020, un mes antes de la fecha prevista para iniciar operaciones.

Las empresas lideradas por Carso ya había ganado el contrato para construir la pista 3 del NAICM hace algunos meses, por un monto de 7,359 millones de pesos.

Las acciones de ICA subieron un 16.67% a 3.44 pesos por título, mientras que Carso subió 2.21% y vendió sus acciones en 81.75 pesos.

El diseño del aeropuerto es del despacho del arquitecto británico Norman Foster y del despacho del yerno de Carlos Slim, Fernando Romero. Ambos recibieron un contrato de 1,841.7 millones de pesos por el diseño.

La inversión inicial original para la construcción de todo el proyecto era de 169,000 millones de pesos, pero el monto fue ajustado por índice de actualización a 180,123 millones de pesos, según la página web del NAICM.