martes, 10 de enero de 2017

Habitantes de comunidad de Chiapas asaltan a grupo de Enduro


STRIMH - El enduro en Chiapas ya no es una opción gracias a habitantes de comunidades que sólo se dedican a fastidiar a sus propios vecinos. La experiencia del grupo de endureros de Comitán lo dice todo, pues prácticamente fueron asaltados por personas de la comunidad ejidal Rancho Alegre.

Miembros del grupo de enduro denunciaron en redes sociales que en dicha comunidad un grupo de personas los detuvo porque según ellos excedieron el límite de velocidad, por lo que debían pagar una multa de 500 pesos cada uno, nótese que obviamente ninguno es oficial de tránsito.

Dichos criminales aseguraron que la cuota era un acuerdo establecido por todos los habitantes de la comunidad.

“Tomamos las medidas de precaución y siempre que pasamos en zonas pobladas circulamos muy despacio aproximadamente a 20km/h pero al explicarles y demostrarles que efectivamente veníamos despacio nos detuvieron y nos querían quitar las motos”, dijeron los miembros de endureros de Comitán.

Dijeron también que aunque explicaron que venían a baja velocidad, los pobladores de aquella comunidad los amenazaron con llevarlos a la cárcel, donde debían pagar una multa de 10 mil pesos.

Ante las amenazas, los motociclistas tuvieron que pagar 500 pesos por persona, pero los agresores se pusieron rebeldes cuando se percataron que estaban siendo grabados.

“Esta comunidad es conocida por ser así asaltantes excusándose en una ley impuesta por ellos, Con tono grosero y actitud autoritaria después de pagar la multa al ver las cámaras que llevamos en los cascos nos querían llevar a la cárcel y de todos modos quitarnos las motos. Afortunadamente algunas personas de esa misma comunidad nos vieron y estaban de nuestro lado porque efectivamente rodábamos muy despacio y gracias a su intervención nos dejaron ir”, dijeron los motociclistas.

A pesar de las amenazas, los endureros hicieron público el video para informar a la gente que cuando tenga que circular por aquellos lugares, tomen sus precauciones y no sean sorprendidos por estos tipos, que lejos de hacer un bien nada más roban al prójimo.

De preferencia, no acercarse a esos lugares, pues muchas personas aseguran que en todas las comuinidades de Los Altos es lo mismo, los indígenas se toman la justicia por propia mano aunque no tengan razón.

Ahora no sólo hay que cuidarse del corrupto gobierno, sino también de nuestros propios vecinos.