lunes, 13 de marzo de 2017

Agentes revisan redes sociales de quien quiera entrar a Estados Unidos



STRIMH - Agentes fronterizos de Estados Unidos están pidiendo a viajeros el acceso a sus teléfonos móviles para revisar redes sociales, correos electrónicos, mensajes de texto, fotografías y videos, según lo informó este lunes la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza.

Con esto, las autoridades han optado por técnicas más agresivas en los últimos dos años debido a algunos incidentes registrados en 2015 y 2016, cuando el FBI y otras agencias gubernamentales no lograron detener a ciudadanos estadounidenses considerados como potencialmente peligrosos.


Durante 2016, 23,877 viajeros fueron sujetos a revisión de sus dispositivos electrónicos, una cifra cinco veces mayor a la que se registró durante el periodo anterior, en el que fueron 4,764.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza afirmó que los viajeros afectados por este tipo de inspecciones en 2016, fue del 0.0012 por ciento de todas las entradas, que serían al rededor de 390 millones.

“Las inspecciones de dispositivos electrónicos de la CBP han resultado en detenciones por pornografía infantil, pruebas para combatir la actividad terrorista, violaciones de controles de exportación, condenas por violaciones de derechos de propiedad intelectual y descubrimientos de fraude de visados”, dijo la oficina.

A pesar de que la CBP no otorgó datos sobre la nacionalidad de los afectados, 23 de las 25 inspecciones a viajeros empleadas por NBC para su investigación fueron a ciudadanos estadounidenses.

En los aeropuertos de Estados Unidos y en puntos de control por tierra, los agentes fronterizos están pidiendo a los viajeros que les entreguen sus teléfonos móviles, los desbloqueen y les digan las contraseñas de sus redes sociales para poder examinar su contenido.

La CBP dijo que una falta de colaboración con dichos agentes “puede resultar en la detención y/o confiscación del dispositivo electrónico”.

Entre los viajeros afectados se encuentra una pareja de Buffalo, Nueva York, que fue detenida el 1 de enero por el gobierno del entonces presidente Barack Obama.

Akram Shibly y Kelly McCormick regresaban de un viaje a Toronto, Canadá, y fueron detenidos durante dos horas y obligados a entregar a los agentes las contraseñas de sus teléfonos y sus redes sociales.

Por su parte, el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, indicó el mes pasado que los viajeros que quieran entrar a Estados Unidos podrían tener que entregar las contraseñas de sus redes sociales a los agentes fronterizos, una medida que englobó en intentos del gobierno por reforzar la seguridad fronteriza.

Esto ha causado el enojo de grupos defensores de la privacidad de los habitantes de Estados Unidos, e incluso, con legisladores como el senador demócrata por Oregon, Ron Wyden.

Wyden presentó en el Congreso una propuesta de ley para obligar a los agentes fronterizos a obtener una orden de registro antes de indagar en los dispositivos electrónicos de las personas que quieran entrar a Estados Unidos.