martes, 4 de abril de 2017

El conductor del BMW estaba alcoholizado y drogado desde 24 horas antes


LJ - El conductor del BMW afirma que un pestañeo, un instante de descuido fue lo que ocasionó la tragedia en Reforma, donde cuatro personas murieron.

La carpeta de investigación CI-FCH/CUH-5/UIC/D/689/03-2017 y la judicial 002/292/2017, afirman que el presunto responsable Carlos Salomón se quedó dormido y nunca se dio cuenta que alcanzó los 180 kilómetros por hora.

24 horas antes había salido a divertirse, pero el día de la tragedia, ya estaba cansado y alcoholizado, por lo que quiso "seguir en ambiente". Cuando se retiró de la fiesta en Polanco, se quedó dormido y su pie fue acelerando cada vez más.

Ni el copiloto ni los acompañantes en la parte trasera tenían puesto el cinturón de seguridad, tampoco se dieron cuenta de que el conductor se estaba quedando dormido, ya que según el peritaje de la procuraduría, todo ocurrió en segundos.

Se impactaron contra un poste de acero de la Comisión Federal de Electricidad, de 30 cm de diámetro. Aunque el impacto fue brutal, el poste no se movió. Cuando iban camino a la Cruz Roja, Carlos Salomón se preguntaba qué había pasado. Cuando estaba consciente, negó toda prueba de alcohol y otras sustancias.

Sin embargo, cuando la procuraduría capitalina le realizó los exámenes correspondientes, encontró alcohol y drogas en su organismo, por lo que podría alcanzar una pena de hasta 20 años de prisión.

Él se salvó por utilizar el cinturón de seguridad y por tener sus manos en el volante, al momento de sentir el impacto, se agarró con fuerza del mismo y perdió la conciencia por unos momentos, pero sólo resultío con raspones.



Ante lo sucedido, los familiares exigen que el detenido sea sometido a pruebas toxicológicas para saber en qué condiciones exactamente estaba manejando.

Los padres de las cuatro víctimas quieren que Carlos Salomón pague por su irresponsabilidad, por lo que analizan la posibilidad de imputar al Bar Barezzito, lugar de donde salieron los jóvenes el día de los hechos, ya que se preguntan cómo es que los encargados fueron omisos y siguieron vendiendo bebidas alcohólicas al chofer a pesar de su condición.

También pretenden imputar civil y penalmente a la empresa de valet parking, por darle las llaves del auto a Carlos Salomón y permitirle que condujera en el estado en que estaba.

Además, han solicitado a la defensa y al Ministerio Público que mantengan al imputado en prisión, por medio de la medida cautelar justificada, ya que por tener solvencia económica podría librarse de la justicia, además de que legalmente no demostró que tenga residencia oficial en la ciudad.

Los familiares de las víctimas afirman que acudirán el próximo viernes a la audiencia de vinculación a proceso del imputado del accidente.

Luego de haber conducido ebrio el automóvil BMW, chocar en Paseo de la Reforma y matar a cuatro personas, Carlos Villuendas desapareció de sus redes sociales.

"Vendo excelente deportivo BMW 650i 2007, perfectas condiciones, sólo para conocedores y exigentes", publicó Villuendas el pasado 22 de marzo en Facebook.

Por su parte, la juez de control de la Procuraduría de justicia capitalina, Gloria Hernández Franco, impuso a Villuendas prisión preventiva por el delito de homicidio culposo agravado por privar de la vida a las cuatro personas con las que viajaba cuando se impactó a más de 180 km/h.

Minutos antes de la tragedia, el conductor y las víctimas se conocieron, en una fiesta en la zona de Polanco, donde Carlos Salomón (Carlos Villuendas), vio por primera vez a Karla, Ivonne y a Carlos Roberto, porque su vecino, Luis Fernando, fue quien inició la conversación con ellos.

Bebieron hasta las 3 de la madrugada del viernes 31 de marzo, luego Luis Fernando ofreció un "aventón" a Karla, pues afirmó que a él y a su amigo Carlos Salomón les quedaba de paso su domicilio. 

El accidente se registró a las 03:33 horas, del pasado viernes, luego de que Carlos Salomón perdiera el control del automóvil que conducía a más de 180 kilómetros por hora, según lo revelaron los primeros peritajes del accidente.

Los cuerpos de sus acompañantes quedaron sobre la banqueta, dos de ellos decapitados, mientras que él sólo sufrió un par de raspones.

En la sala de urgencias de la Cruz Roja, sólo pudo responder a los agentes que él conducía el vehículo, por lo que se confirmó que rebasó los límites del alcohol permitidos.

Ayer por la tarde, se presentó a la audiencia que encabezó la juez de Control, Gloria Hernández Franco, en la que por recomendación de su abogado, no reveló más detalles de lo ocurrido esa noche, ya que la intención era que le fincaran el delito de homicidio culposo.

Luego de escuchar los argumentos, la juez de control Gloria Hernández Franco, dictó la medida cautelar de prisión preventiva justificada al conductor, por el delito de homicidio culposo agravado en hecho de tránsito. El abogado solicitó que su situación jurídica se defina en la duplicidad del término constitucional de 144 horas, por lo que se fijó audiencia para el próximo viernes 7 de abril, en donde se sabrá si se vincula o no a proceso.

En la audiencia se encontraban familiares de las víctimas, las madres no creían que Carlos estuviera ileso y que pidiera no ir a la cárcel. los abogados defensores y familiares del conductor del auto se acercaron con los familiares de las víctimas para pedir perdón y concluir lo más pronto posible.

Sin embargo, respondieron "que se pudra, hizo a mi hija pedazos, que sufra lo que nosotros". Las cuatro familias acordaron no otorgarle el perdón.

Al final de la audiencia, los familiares se retiraron y dieron a conocer que el próximo viernes estarán para seguir el proceso, ya que afirman, es lo menos que merecen todos sus muertos luego del trágico accidente.