viernes, 4 de agosto de 2017

Valerian y la ciudad de los mil planetas ¿Listo para verla?

Después de 20 años, Besson presenta una carta más fuerte Valerian y la ciudad de los mil planetas, que está basada en el volúmen 6 de la serie de cómics de Valerian, titulado Ambassador of Shadows.


El Mayor Valerian es un agente interespacial quien junto a la Sargento Laurine se encargará de un caso que puede poner en jaque las relaciones políticas entre diversas razas alienígenas pero irán descubriendo un complot que va más allá de la política.

Lo que presenta Besson en los primeros minutos de la cinta es sin lugar a dudas un regreso a El Quinto Elemento, la película protagonizada por Bruce Willis y Milla Jovovich.

Visualmente Valerian y la ciudad y los mil planetas nos presenta escenarios, razas y secuencias que pocas veces hemos visto en cine. Sí, claramente tenemos aventuras espaciales como Avatar, Guardianes de la Galaxia o Star Wars, pero habrá que subrayar la visión del director francés, quien desde los 10 años de edad se hizo fanático de los cómics de Valerian. Especialmente existe la primera gran secuencia en donde DeHaan debe moverse a través de un mundo que se presenta a través de diferentes dimensiones, y al momento de tratar de describir la secuencia, uno ya puede imaginarse el reto que tuvieron los actores para tratar de comprender la escena y la visión de Besson.

 Luc Besson decide simplemente mostrarlo todo y no ahorrar en nada.
En su primer acto la película tiene el humor característico de Besson, en donde estas razas por más amenazantes que se vean también gozan de situaciones graciosas, logrando hacerlos más relevantes, más dimensionales. Sin embargo, el villano no podría estar a la altura de otros que nos ha presentado el director francés, ya sea con Gary Oldman en El quinto elemento o, nuevamente Oldman en El perfecto asesino.

Valerian y la ciudad de los mil planetas resulta una mirada ciertamente fresca por parte de Luc Besson, sin embargo tiene la difícil tarea de encontrar un público, así como lo hiciera El quinto elemento, dentro de una serie de ofertas espaciales que hemos tenido a lo largo de los años, desde Avatar hasta Star Wars, resultando irónico cuando Valerian es de un cómic de hace 50 años.