martes, 16 de enero de 2018

La forma del agua rompe taquillas

A  pocos días del estreno de la forma del agua la última película  ya premiada de Guillermo del toro y candidata a llevarse  varias estatuillas en los próximos Oscar.


Una vez que uno se hace con el preciado boleto, la cinta deja al espectador clavado en su butaca durante dos horas que pasan como un suspiro, en parte gracias a una dirección artística magistral para un filme que combina el género de espías, la ciencia ficción, el hiperrealismo, el romanticismo, la comedia musical y los cuentos de hadas, todo ello adornado con referencias a viejas películas.

Se sitúa la historia en la Norteamérica de los comienzos de los 60, en la histeria y el paroxismo de la Guerra Fría contra el enemigo soviético, en un país en plena lucha por las libertades civiles, en el que los gays y los diferentes no tienen sitio en una sociedad aparentemente idílica, pero que por debajo esconde la caza de brujas, la intolerancia y el odio al otro.

el amor con una criatura que no es extraterrestre, sino un ser acuático encontrado en el Amazonas (el mismo actor en ambos casos, Doug Jones), lo que redime a Elisa (magnética Sally Hawkins) de su insignificante existencia como limpiadora en un centro secreto de investigación gubernamental en Baltimore. Muda, no solo porque no habla sino porque está sola en el mundo, sin más compañía que un vecino homosexual y solitario (magnífico y tierno Richard Jenkins), su amiga afroamericana y compañera de trabajo, Zelda, y un científico ruso infiltrado que quiere sabotear los planes de los americanos.
Denuncia de una sociedad llena de monstruos como la que vivimos ahora, La forma del agua es quizá una de las historias de amor más emocionantes, insólitas y poéticas (a veces, casi muda como The Artist, a veces con toques de Amélie) que se han visto en una pantalla y plantea también una pregunta inquietante, que Del Toro deja, como otras, sin respuesta: ¿Por qué, como ya ocurría en la mexicana Camino a Marte, en varias películas de este siglo las mujeres encuentran el amor en seres de otro planeta o al menos no humanos?