miércoles, 16 de mayo de 2018

Cannes recibe con los brazos abiertos a cortometraje mexicanos


Hace unas cuentas horas, se dio lugar a uno de los festivales del 7mo arte más esperados, pues es una de más semanas más críticas del cine, gracias el Festivalde Cannes, es aquí en donde se muestra la nueva cinematográfica….


A si pues México engalano la noche presentando 4  cortometrajes, de temática variada"Lo que nunca se dice bajo el sol", de Eduardo Esquivel; "Vuelve a mí", de Daniel Nájera; "Aguas tranquilas, aguas profundas", de Miguel Labastida, y el documental "Tierra de brujas, mar de sirenas", de Delia Luna Couturier quienes llegaron desde la costa Azul el cine de Morelia (FICM).

Gracias a las obras Mexicanas que se han puesto en marcha los últimos años, el cine de Morelia junto con el cine de Cannes han tenido una alianza desde el 2003, cuando la cinematográfica Mexicana expuso la película de la semana.

En México  es esta representando a una nueva perspectiva en donde los jóvenes también salen beneficiados.
La semana en Morelia que se da en paralelo con el Festival de Cannes tiene como propósito descubrir a nuevas promesas del cine, en donde se proyectan los primeros segundos de sus largometrajes.

Varios directores y cazadores de talentos describen al cortometraje como un detector de talentos y nuevos proyectos, en donde México se presenta con una producción diversa. Basta y con calidad, el cual se dirige a públicos muy variados, en donde   podemos acercar a nuevas generaciones o grupos a este arte.

El cortometraje Mexicanos exploran las fracturas dentro del sistema y la sociedad, esas cuestiones que son difíciles de tratar, desde cualquier contexto, ya puede ser desde el entorno urbano o rural. En donde se dé un encuentro con la perdida  de la inocencia. Los cineastas actuales  retratan el entono actual en un país de corrupción, intolerancia, violencia dentro de los matice mexicanos.